Colectiva y/o espacio de Bogotá de reivindicación de la gordura como un acto político, libremente elegido y construido que le resiste a un sistema machista y patriarcal que oprime los cuerpos de las mujeres.

Con el proyecto “a mí me gusta que me digan gorda, lesbiana, arepera, machorra…”, transformarán colectivamente imaginarios negativos sobre las cuerpas de lesbianas gordas para la construcción de redes de afecto, sanación, activación política en Bogotá para la defensa de los derechos y la lucha contra la violencia de género.