Este colectivo de mujeres jóvenes se organiza para que, desde un enfoque de género, se desarrolle el trabajo en cárceles y el análisis diferencial de los impactos que tiene el sistema carcelario en las mujeres; y donde las internas conozcan y reconozcan sus derechos, en especial, los consagrados en las Reglas de Bangkok de las Naciones Unidas.

A través de su iniciativa “defendamos los derechos sexuales y reproductivos desde adentro” fortalecerán las habilidades y capacidades de las mujeres privadas de la libertad para la exigencia de sus derechos sexuales y reproductivos al interior de la Reclusión de Mujeres Buen Pastor en Bogotá.