En el proyecto “re-tratadas, la calle también es nuestra” participaron 2 grupos de mujeres jóvenes de este departamento: Corporación Adagio y la Corporación la Tulpa Comunitaria quienes lograron transformar imaginarios y prácticas culturales de las violencias contra las mujeres jóvenes.